dijous, 29 de març de 2018

Setmana Santa

Queridos amigos,

En el corazón de esta Semana Santa, quiero expresaros nuestra cercanía y nuestra comunión en la oración por vosotros y por las comunidades que os han encomendado.

“Reaviva el don de Dios que hay en ti” (2 Tm 1,6). Sí, La Pascua nos invita a renovar nuestra fidelidad a aquel que pasó por las pruebas del sufrimiento y de la muerte para resucitar a una vida nueva. Con Jesús, se nos da el amor y la vida como alimento. Jesucristo es el buen pan compartido, que se ofrece para que podamos vivir como hombres que están en pie, fortalecidos con la esperanza y la alegría de creer.

Nuestra condición de cristianos, de hermanos de Jesucristo, de sacerdotes nos invita a estar cerca de cada persona con la que nos encontramos y a sanar las heridas y sufrimientos que Jesús carga  sobre la Cruz: la enfermedad, la soledad, el exilio, el paro, los conflictos, las guerras, la prisión en nombre de la fe, los atentados, la aflicción... Nuestra identidad como creyentes en Cristo resucitado nos impulsa a promover la esperanza que tanto necesita nuestro mundo: Acogida, acompañamiento, atención, escucha, amistad, sacramentos de la iglesia... De este modo contribuimos a ensanchar la luz de la Pascua.

Queridos amigos, el 7 de abril, nosotros seremos una pequeña delegación de la familia del Prado en la audiencia con el Papa Francisco en el Vaticano. Os Pedimos que os unáis a nuestra oración ese día, ya que os llevamos a todos en esta misma oración.

Esta visita es una gran noticia para toda nuestra familia. Que ella nos fortalezca en nuestra misión entre los más sencillos y los más pobres.

¡Cristo ha resucitado! ¡Es verdad, el Señor ha resucitado!

En nombre del Consejo General

Michel Delannoy
Responsable General
Asociación de sacerdotes del Prado
13, Calle Padre Chevrier
69007 – Lyon / Francia
Email : michel.delannoy@leprado.org